Valor:
Pesos Colombianos
Encuentranos en
    
Descargar

Te recomendamos descargas las ultimas versiones de los navegadores para tener una optima visualizacion del Portal
Inicio » La Contrarevolución en acción » Dos grandes engaños, dos inmensas amenazas
Dos grandes engaños, dos inmensas amenazas
Ultima Modificacion: 2012-09-23 13:50:42

En forma gradual, pero inexorable, la vida pública colombiana se va volviendo escenario de hostilización creciente contra la mayoría de inspiración cristiana, y de fomento ostentoso a minorías adeptas a conductas más que cuestionables, las cuales no cesan de aumentar su agresividad frente a quienes no concuerdan con su forma de proceder.

 

En efecto, ciertos personajes públicos ven todo lo que tenga origen claramente cristiano como si fuese fundamentalismo, mientras todo lo que signifique conductas aberrantes -sean de naturaleza sexual, sean actos que impliquen aceptación creciente de las prácticas abortivas o de otras posturas contrarias al derecho a la vida- es visto como digno al menos de tolerancia, cuando no de franca simpatía.                       

 

I. El País es lanzado al abismo de la degradación moral, social y política

 

Colombia es objeto, desde hace meses, de un verdadero alud de proyectos amorales, de sistemático menoscabo de la familia cristiana y de promoción de las llamadas “minorías sexuales”, transformandolas en un sector privilegiado por el Estado, con consecuencias funestas sobre la moralidad de la sociedad. 

 

Esa ofensiva anti-cristiana es de tal envergadura que produce en los espíritus un maléfico efecto de confusión, desconcierto y paralización, silenciando a las numerosas fuerzas de opinión conservadora en el País que discrepan de estas iniciativas.

 

Esa sensación de impotencia se produce también por la amenaza de persecución que se hace sentir desde la aprobación de la ley de anti-discriminación en lo referente a los homosexuales, la cual es usada para paralizar las reacciones, como ya  sucedió con la valiente defensa de la familia tradicional que hacía el Secretario de la Conferencia Episcopal, Mons. Juan Vicente Córdoba (1) así como en otros casos notorios (2).

 

En una palabra, se trata, no de impedir las discriminaciones que pueda haber contra los homosexuales, sino de dar a éstos las armas legales para que lancen una ofensiva general de discriminación contra todos los que, en razón de los principios cristianos, tienen objeciones a esas conductas y no quieren que ellas contaminen a la juventud.

 

Así, hoy por hoy, el Estado se convirtió en el gran ejecutor de la "Revolución Cultural" (3) que, inspirada en las obras del fundador del Partido Comunista Italiano, Antonio Gramsci, pretende instaurar un neo comunismo a través de una drástica eliminación de las buenas costumbres nacidas bajo el influjo de la Civilización Cristiana.

 

La política de concesiones se ha instalado a la manera de una fiebre obsesiva. No piense el lector que ella nos llevará a forma alguna de concordia nacional. Al contrario, será la puerta para nuevas exigencias y concesiones, así como a  nuevos paradigmas de ruina moral, social y política, como fruto de la violación sistemática e impune de la Ley Natural.

 

Mas detalles aquí



II. Política de concesiones sin fin a la narco-guerrilla terrorista

 

Algo análogo ha comenzado a suceder con las actitudes del Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos frente a guerrilleros y terroristas, que tan grave y largamente se comprometieron en el narcotráfico mientras ejecutaban un verdadero genocidio en las selvas, en los campos y en ciudades.

 

Despreciando los grandes frutos obtenidos durante el gobierno anterior, que significaron la notable recuperación del estado de postración de dos décadas provocada por la guerrilla marxista  a quienes además infligió derrotas memorables, se reincide en tratar benignamente a quienes atacan con saña criminal al pueblo colombiano.

 

Esto significa que virtualmente se promulga, en forma tácita pero efectiva, una ley que reactiva el viejo dilema “o rojo o muerto” con el que tantas veces, y en tantos países, se impuso el  colectivismo y la dictadura del proletariado, y en muchos otros se intentó.

 

Así, se pretende que los colombianos acepten las concesiones en serie a la narco-guerrilla, con la ilusión de lograr una paz que de hecho no se conseguirá, mientras el empresariado es presionado a aprobar tales concesiones y los políticos leguleyos repiten las consignas entreguistas, hasta que el retumbar de los fusiles los silencie al estilo de Camboya. Será la realización de lo único que Fidel y Raúl Castro saben hacer, engañar para instaurar el crimen y hacer de éste un régimen de duración indefinida. 

 

Mas detalles aquí

 

Llamado del Centro Cultural Cruzada a una enérgica reacción

 

En momentos en que se pretende acallar la resistencia nacional contra esta agresión anti-cristiana y todo se prepara para la gran entrega del País a esa alianza entre el neo-comunismo de la Revolución cultural y el viejo comunismo castro-terrorista, el CENTRO CULTURAL CRUZADA hace un llamado para hacer oír las voces de reacción, indignación y protesta e invoca la protección misericordiosa de Nuestra Señora de Chiquinquirá, Patrona de Colombia,  para que esa reacción fructifique en un auténtico rescate de los valores de la Civilización Cristiana.

 

Medellín, 20 de Septiembre de 2012


 
  ¿Rechaza Ud. esta componenda con fuerzas comunistas que cometieron tantos crímenes y daños?
ENVIAR
 
 

La única paz verdadera es la Paz de Cristo en el Orden Cristo! El resto es ilusión y engaño!



 

 

EJERZA SU PODER CON TAN SOLO UN CLICK!
   Para validar esta protesta virtual, nos requieren identificación. Dios le pague!

 


Tenga la bondad de registrar sus datos:
Nombres  * Apellidos  *
Ciudad  * Documento de Identidad  *
E-mail  * Ocupación  *
Dirección Teléfono
Comentarios

* Campos requeridos

¿Rechaza Ud. esta componenda por la ´paz´? SI



No hay Comentarios para este Articulo