Valor:
Pesos Colombianos
Encuentranos en
    
Descargar

Te recomendamos descargas las ultimas versiones de los navegadores para tener una optima visualizacion del Portal
Inicio » La Contrarevolución en acción » Filial bienvenida al Papa Francisco: sabiduría y firmeza ante las tormentas
Filial bienvenida al Papa Francisco:

sabiduría y firmeza ante las tormentas!

Ultima Modificacion: 2013-03-16 06:25:47

 

El Centro Cultural Cruzada se solidariza plenamente, y con gran regocijo, con  el filial homenaje de fidelidad y bienvenida al nuevo Pontífice Francisco, el cual fue publicado en el día de ayer, 14 de marzo, en el website de nuestra hermana entidad brasileña Instituto Plinio Correa de Oliveira. Este dice así:

 

En cada cónclave, el surgimiento de la "fumata bianca" en la chimenea de la Capilla Sixtina marca el momento en que por el mundo católico se propaga la noticia, siempre llena de alegría y de esperanza, de que en la barca de Pedro se ha elegido un nuevo timonel; también alimenta la expectativa del solemne anuncio de "Habemus Papam", hecha por el cardenal Protodiácono, cuando todos, al final, conocen el nombre de quien ocupará la cátedra de Pedro. Tal es la fuerza divina de la Santa Iglesia, que ese evento genera una comprensible emoción hasta en aquellos que dicen no profesar fe religiosa alguna.

 

El anuncio de la elección del cardenal Mons. Jorge Mario Bergoglio, como el Papa Francisco, repitió, una vez más, todo este antiquísimo ritual en el que se mezclan esperanzas, oraciones y gestos solemnes. Se percibe fácilmente que esta elección ha causado especial conmoción y alegría entre los católicos latinoamericanos. Ver, por primera vez, en el trono de San Pedro, uno Pastor oriundo del llamado Continente de la Esperanza, es un factor comprensible de orgullo.

 

La elección de un primer Papa argentino reconoce el papel central de América Latina en la vida de la Iglesia y del mundo moderno y, más aún, el papel fundamental que tendrá en la reconstrucción de la civilización cristiana.

 

Nos vienen  a la memoria, por cierto, las proféticas palabras del director del periódico El Legionario, el entonces joven diputado Plinio Corrêa de Oliveira, en un artículo del 15 de octubre de 1933, titulado precisamente "La misión de América Latina":

 

"En esta tarde de la civilización, que amenaza con ser la tarde de la propia humanidad, sólo vemos dos factores realmente capaces de abrir una puerta salvadora hacia el futuro: en el ámbito espiritual, la Iglesia Católica, y en el terrenal, América Latina.

 

Una antigua leyenda nos cuenta que en las playas de cierto lago había una roca que crecía a medida que las olas la golpeaban, de suerte que nunca fue vencida, ni siquiera en las  en las grandes tempestades. Hoy en día, esa gran piedra, es la Cátedra de Pedro, que ha crecido con las revoluciones, sobreponiéndose a las herejías, creciendo en vigor en la medida en que sus  adversarios crecían en rencor.. [...] Asistió al nacimiento de todos los países de Occidente. Los vería morir sin mella en sus propios días, que no se cuenta con la brevedad de los días de una nación. [...]

 

Para actuar, sin embargo, ella también se sirve factores humanos. Y de estos, el más prometedor es América Latina.

 

Aunque los católicos latinoamericanos hallan pecado como pecaron, no pesa sobre los hombros de sus naciones, aún en la infancia, la culpa aplastante que soportan otros continentes. [...] Es cierto que a nosotros, como naciones, se podría aplicar la frase de San Agustín: "tantilus puer, et tantum peccator " - Tan joven y ya tan gran pecador!

 

Sin embargo, nunca brotó aquí un grito de herejía. [...] A pesar de los pesares, nuestras costumbres aún conservan mucho de aquella suave urbanidad que es característica de las índoles cristianas. [...] Cuando, por tanto, de la inmensa caldera en que hierven los restos de nuestra civilización emergieren los primeros principios de un nuevo orden de cosas, basadas en el respeto a la Iglesia, a la propiedad y a la familia, sólo América del Sur ofrecerá al mundo un camino para trasegar y edificar, con sus inmensas regiones -que las crisis económicas no agotaron- y sus pueblos ricos en sólidas reservas morales, que para entonces habrán pasado por el crisol del sufrimiento, y en el habrán forjado el carácter de pueblos fuertes.

 

América del Sur será, por tanto, el gran laboratorio donde la nueva civilización católica se levantará”.

 

Numerosos analistas apuntan a la elección y acción del Papa Wojtyla como uno de los factores decisivos en el derrumbe del comunismo moribundo en Europa del Este. ¡Que la elección y acción del Papa Francisco logren derrumbar a su heredero criollo, el neo-socialismo populista del siglo XXI, también moribundo después de la salida de Hugo Chávez de la escena latinoamericana!

 

El Instituto Plinio Corrêa de Oliveira, en las sendas de su inspirador, no puede dejar desear ardientemente al nuevo Pontífice, en quien reside el poder de las llaves, gracias muy especiales que inspiren sus decisiones soberanas -independientes de los juicios de los hombres- y una misión pastoral atenta a las auténticas aspiraciones y necesidades del rebaño de Nuestro Señor Jesucristo: "Oremos para que su actuación llene de claridad los espíritus, dé fuerza a los ánimos, y dé gloria a la Iglesia santa de Dios".

 

En este estado de ánimo fue que el Instituto Plinio Corrêa de Oliveira dirigió al Papa Francisco el siguiente telegrama:

 

São Paulo, 14 de marzo de 2013

 

En Su Santidad

Papa Francisco,

Palacio Apostólico

00120 Ciudad del Vaticano

Vaticano

 

Su Santidad,

 

En este momento de júbilo para los católicos, por la elección de un nuevo Pontífice, el Instituto Plinio Corrêa de Oliveira, sus directores, miembros y simpatizantes, se dirigen a Vuestra Santidad, después de su elección al Trono de San Pedro, para presentarle un filial homenaje de fidelidad.

 

Vuestra elección llena de especial de orgullo y alegría a los corazones de los latinoamericanos, al ver por primera vez en el Solio Pontificio a un hijo de este Continente de la Esperanza, tan amado de Dios y que a lo largo de sus cinco siglos de historia enriqueció a la Santa Iglesia con el vigor de su Fe y de su devoción.

 

Elevamos a Nuestra Señora de Guadalupe, Emperatriz de las Américas, fervientes oraciones para que Ella obtenga de la Divina Providencia, para Vuestra Santidad sus mas excelsas gracias, con el fin de conducir a la Barca de la Santa Iglesia con la sabiduría y firmeza que las tormentosas circunstancias del mundo contemporáneo imponen.

 

Animados por esta esperanza, os rogamos, Padre Santo, que nos concedáis Vuestra Bendición Apostólica.

 


No hay Comentarios para este Articulo