Valor:
Pesos Colombianos
Encuentranos en
    
Descargar

Te recomendamos descargas las ultimas versiones de los navegadores para tener una optima visualizacion del Portal
Inicio » Temas polémicos » Los fundamentalistas del aborto: una minoría intolerante
Los fundamentalistas del aborto: una minoría intolerante
Ultima Modificacion: 2012-10-05 04:15:39

El Tiempo / 3.10.2012 / Jorge Yarce

 

El bautismo de los corifeos del aborto con el nombre de fundamentalistas no es mío, es un acierto de Salud Hernández. Que sean una minoría que trata de imponerse a la mayoría es algo que ha señalado columnistas como Mauricio Vargas, quien dice: "Me parece altamente riesgoso que la opinión de una minoría -como es que lo somos quienes así pensamos- se imponga sobre las creencias de una amplia mayoría". Y acompaña su aseveración de estadísticas irrebatibles". Por ejemplo: sólo el 13.1% de los encuestados aprueba el aborto y apenas el 26.1% aprueba el matrimonio homosexual. Y yo añado: la semana pasada en un debate en la Comisión 1ª Constitucional de la Cámara de Representante hablaron cerca de 40 personas invitadas y sólo una o dos se pronunciaron a favor del aborto. O sea lo que ahora pretende mostrarse como una mayoría de opinión no es otra cosa que la voz de un combo minoritario rabiosamente proabortista orquestado por los medios. 

 

Es muy llamativo que sea la propia gente que se proclama liberal y de izquierda, como Mauricio Vargas o como Alfonso Gómez Méndez, quienes expresen que hay que debatir los temas en forma auténticamente democrática, sin ningún tipo de temor a opinar, pero que es contrario al espíritu democrático hacer valer las opiniones en por el camino de las imposiciones mediáticas, sin un debate civilizado y respetuoso. "Seguir por el camino de la imposición y sólo a punta de fallos judiciales de una pequeña sala de magistrados -dice Vargas- constituye la peor manera de avanzar". 

 

José Alvear Sanín, columnista del diario liberal "El Mundo" tampoco habla con pelos en la lengua: "Si el aborto es moralmente inadmisible, económica y socialmente también es letal. Con sofismas lamentables se desestima la oposición al aborto por motivos religiosos, como si estos no fueran especialmente estimables, y se exalta la aceptación de esa práctica como credencial de progresismo e izquierdismo... en vez de apoyar al indefenso, una serie de gobiernos y fundaciones promueven el aborto como el recurso más eficaz de control natal, con los peores argumentos pero con el mayor poder económico y político" 

 

Se ha unido la campaña de los fundamentalistas del aborto con la de la elección del Procurador y se ha formado una gavilla que trata de presentar la legítima aspiración de Ordoñez a continuar en el cargo como si fuera un crimen de lesa humanidad o un atentado contra la democracia. Por favor señores, ¿de qué tipo de democracia es la que hablan ustedes? Lo curioso es, como lo afirma Mauricio Vargas, "que al someterlo a un linchamiento público, al estilo de la Inquisición, con la que muchos de sus críticos lo identifican, se equivocan y pueden desencadenar el efecto contrario". 

 

Estamos viviendo la paradoja de la intolerancia de los tolerantes, de los que hacen gala continuamente de su izquierdismo y de sus ideas liberales como si ellos fueran de una raza que tiene la razón y que los demás tenemos que seguirlos ciegamente o que debemos quedarnos en un rincón de la sociedad esperando a que ellos nos den instrucciones de cómo debemos obedecer a sus criterios. 

 

Muchos de ellos lo que quisieran es imponernos a los demás un modelo de sociedad totalmente contrario al pensamiento de la mayoría de los colombianos, como lo han venido haciendo con la complicidad de grupúsculos de magistrados que a punta de tutelas cambian la legislación en temas fundamentales, en lugar de dar lugar al gran debate público o a un plebiscito sobre el tema para que sea el pueblo quien decida. Por cierto, el Congreso ha recibido 6 millones de firmas con esa intención, que no han sido atendidas. ¿Por qué ese temor a dejar que el pueblo se pronuncie en el tema más importante, la vida?.

 


No hay Comentarios para este Articulo