Valor:
Pesos Colombianos
Encuentranos en
    
Descargar

Te recomendamos descargas las ultimas versiones de los navegadores para tener una optima visualizacion del Portal
Inicio » La Contrarevolución en acción » Perú. ¡La opinión católica exige respeto hacia Nuestro Señor Jesucristo!
Perú. ¡La opinión católica exige respeto hacia Nuestro Señor Jesucristo!
Ultima Modificacion: 2012-11-05 05:49:44

Comunicado de Tradición y Acción, Perú / 20.10.2012

 

Como es de conocimiento público, Tradición y Acción ha promovido a través de su página web una colecta de firmas dirigidas al señor Alcalde de Miraflores, en protesta por una exposición sacrílega y obscena realizada en un recinto municipal, la galería “Luis Miró Quesada Garland”.

 

El objetivo de la misma fue enviar una señal a las autoridades ediles, manifestando el rechazo categórico de los vecinos y de la población peruana en general —incluidas las personas de otros credos que deseen sumarse— a que, desde un local municipal y con recursos aportados por los contribuyentes, se ofenda gratuitamente la fe católica.

 

Habiendo recogido más de mil firmas en sólo tres días, ya encaminadas a la Alcaldía, consideramos cumplido el objetivo propuesto. La señal ya está dada: esas protestas sirven de elocuente muestra de que la población —y no apenas los católicos— reprueba vehementemente semejante ultraje, no sólo a la religión sino también a la convivencia civilizada; pues una exhibición que presenta imágenes impúdicas de Jesucristo —¡reducido a vulgar objeto de “lección de anatomía”!— y de varios Santos de la Iglesia, es un insulto grosero a las convicciones religiosas de la mayoría del país.

 

Ninguna autoridad municipal puede autorizar el agravio a los vecinos, ni siquiera a uno solo; y aquí se ha agraviado a la mayoría de ellos. Ahora cabrá al señor Alcalde decidir si atenderá el justo clamor del cual estas más de 1000 firmas son tan sólo una muestra representativa. La responsabilidad queda con él.

 

Se ha buscado sugerir que esta protesta es “exagerada”, obra de “fundamentalistas”, etc. Bastaría ver las fotos más ofensivas de la muestra para comprender que es lo mínimo que cualquier fiel católico haría ante semejante afrenta a Dios y los Santos: protestar pacíficamente (1).

 

Sabemos, por otro lado, que sectores ubicados en el extremo opuesto del pensamiento católico, de manera precipitada e incluso pueril se han volcado en peso a promover otra colecta de firmas, ahora contra la “censura” al arte; iniciativa sin sentido, pues lo que está en cuestión no es censurar o no censurar —no nos consta que en el Perú se censure el arte— sino respetar o no respetar, que es algo muy diferente.

 

Suponer que en nombre de la libertad de expresión artística cualquiera puede jugar con la fe de los demás y ofenderlos en lo que hay más respetable y sagrado en el alma humana, su religiosidad, significa poner fin a la convivencia civilizada e instaurar un estado de cosas regido por los lemas anarquistas de Mayo de 1968, “prohibido prohibir”, “ni Dios ni amo”, etc. Sería la “dictadura del relativismo” denunciada por el Papa Benedicto XVI; un nuevo totalitarismo en el que todo estará permitido... salvo llamar bien al bien, y mal al mal.

 

Hacia allí nos conduce la actual ola de ataques a los principios y símbolos del Cristianismo en todo el mundo. En los Estados Unidos esa ofensiva está dando lugar a la llamada “guerra cultural”, una polarización de fondo religioso cada vez más acentuada, que comienza a propagarse también a los países europeos. En la medida en que conduzca a una saludable definición y toma de conciencia de las respectivas posiciones, esa polarización es benéfica para los espíritus sumergidos en la confusión actual y merece ser saludada.

 

Un Perú somnoliento y despreocupado comienza a despertar para el hecho de que esa guerra cultural revolucionaria llegó hasta nosotros y ataca nuestros valores más entrañados. Los revolucionarios —decía Manuel González Prada— son esencialmente “enemigos de la religión, de la familia y de la propiedad”(2). Hoy, esa enemistad se expresa primordialmente a través de la revolución cultural, sucesora del comunismo, de la cual la muestra blasfema en Miraflores es un mórbido ejemplo.

 

Tradición y Acción agradece a todos los firmantes de la protesta católica su decidido apoyo, que la Divina Providencia sabrá recompensar. Y ratifica su compromiso indeclinable de defender, con la ayuda de la Santísima Virgen, los valores de la Civilización Cristiana en nuestra patria, fuente y garantía de su progreso espiritual y social.

 

Lima, 20 de octubre de 2012.

Tradición y Acción por un Perú Mayor
www.tradicionyaccion.org.pe   tfplima@gmail.com
Tel. 462-0314 / Cel. 991-075-689

 


 

 

Notas de pie de página


(1) No hemos difundido las fotos más ofensivas de la muestra, pues no estaría de acuerdo con lo que la moral, el pudor y el respeto a Nuestro Señor Jesucristo exigen. Nos hemos limitado a describirlas y dar las informaciones que permiten verlas en internet, cosa que sin embargo no recomendamos.

 

(2) Manuel González Prada, Horas de Lucha, Editorial Universo, Lima 1972, pág. 194.

 

No hay Comentarios para este Articulo