Valor:
Pesos Colombianos
Encuentranos en
    
Descargar

Te recomendamos descargas las ultimas versiones de los navegadores para tener una optima visualizacion del Portal
Inicio » Formación católica » Reflexiones para Semana Santa
Reflexiones para Semana Santa
Ultima Modificacion: 2013-03-29 05:59:01

“O Legionário” / Nº 764, 30 de Marzo de 1947 /  Plinio Corrêa de Oliveira

 

La verdadera piedad debe impregnar el alma humana y, por lo tanto, debe despertar y estimular también la emoción. Pero la piedad no es sólo emoción, y ni siquiera es principalmente emoción. La piedad brota de la inteligencia, seriamente formada por un estudio catequético cuidadoso, por un conocimiento exacto de nuestra Fe y, por lo tanto, de las verdades que deben regir nuestra vida interior.

 

La piedad reside también en la voluntad. Debemos querer seriamente el bien que conocemos. No nos basta, por ejemplo, saber que Dios es perfecto. Necesitamos amar la perfección de Dios, y por lo tanto debemos desear para nosotros algo de esa perfección: es el anhelo de la santidad. “Desear” no significa apenas sentir veleidades vagas y estériles. Sólo queremos seriamente algo, cuando estamos dispuestos a hacer todos los sacrificios para conseguirlo. Así, sólo queremos seriamente nuestra santificación y el amor de Dios, cuando estamos dispuestos a hacer todos los sacrificios para alcanzar esta meta suprema. Sin esta disposición, todo el “querer”, no es otra cosa que ilusión y mentira. Podemos sentir la mayor ternura en la contemplación de las verdades y misterios de la Religión, pero si de ahí no sacamos resoluciones serias, eficaces, de nada valdrá nuestra piedad.

 

Es lo que se debe decir especialmente en los días de la Pasión de Nuestro Señor. No debemos acompañarlo sólo con ternura en los diversos episodios de la Pasión: esto sería excelente, pero insuficiente. Debemos dar a Nuestro Señor, en estos días, pruebas sinceras de nuestra devoción y amor.

 

Estas pruebas las damos cuando hacemos el propósito de enmendar nuestra vida, y de luchar con todas nuestras fuerzas por la Santa Iglesia Católica.

 

La Iglesia es el cuerpo Místico de Cristo. Cuando Nuestro Señor interpeló a San Pablo, en el camino de Damasco, le preguntó: “¿Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?“ Saulo perseguía a la Iglesia, pero Nuestro Señor afirmaba que era a El mismo a quien Saulo perseguía.

 

Si perseguir a la Iglesia es perseguir a Jesucristo, si hoy también la Iglesia es perseguida, hoy Cristo es perseguido. La Pasión de Cristo se repite de algún modo también en nuestros días.

 

¿Cómo se persigue a la Iglesia? Atentando contra sus derechos o trabajando para apartar a las almas de Ella. Todo acto por el cual se aparta de la Iglesia a un alma, es un acto de persecución a Cristo. Toda alma es, en la Iglesia, un miembro vivo. Arrancar un alma a la Iglesia, es arrancar un miembro al Cuerpo Místico de Cristo. Arrancar un alma a la Iglesia, es hacer a Nuestro Señor, en cierto sentido, lo mismo que a nosotros nos harían si nos arrancaran la niña de los ojos.

 

Si queremos, pues, condolernos con la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, meditemos sobre lo que el sufrió a manos de los judíos, pero no nos olvidemos de todo cuanto todavía hoy se hace para herir al Divino Corazón.

 

Y esto tanto más, cuanto Nuestro Señor, durante su Pasión, previó todo cuanto sucedería después. Previó, pues, todos los pecados de todos los tiempos, y también los pecados de nuestros días. El previó nuestros pecados, y por ellos sufrió anticipadamente. Estuvimos presentes en el Huerto como verdugos, y como verdugos seguimos paso a paso la Pasión hasta lo alto del Gólgota.

 

Arrepintámonos, pues, y lloremos.

 

La Iglesia sufridora, perseguida y vilipendiada, está delante de nuestros ojos indiferentes o crueles. Ella está delante de nosotros como Cristo delante de la Verónica.

 

Apiadémonos de los padecimientos de Ella. Con nuestro cariño, consolemos a la Santa Iglesia de todo cuanto Ella sufre. Podemos estar seguros de que, con esto, estaremos dando al propio Cristo un consuelo idéntico al que le dio la Verónica.

 

Tibieza

 

¿Y entre nosotros? Esta Fe que tantos combaten, persiguen, traicionan, gracias a Dios nosotros la poseemos.

 

¿Qué uso hacemos de ella? ¿La amamos? ¿Comprendemos que nuestra mayor ventura en la vida consiste en ser miembros de la Santa Iglesia, que nuestra mayor gloria es el título de cristiano?

 

En caso afirmativo “y cuán raros son los que podrían en sana conciencia responder afirmativamente” ¿estamos dispuestos a todos los sacrificios para conservar la Fe?

 

No digamos en un asomo de romanticismo que sí. Seamos positivos. Veamos fríamente los hechos. ¿No está a nuestro lado el verdugo que va a colocarnos en la alternativa de la cruz o de la apostasía? Todos los días, la conservación de la Fe nos exige sacrificios. ¿Los hacemos?

 

¿Será bien exacto decir que, para conservar la Fe, evitamos todo lo que puede ponerla en riesgo? ¿Evitamos las lecturas que la pueden ofender? ¿Evitamos las compañías en que ella está expuesta a riesgos? ¿Buscamos los ambientes en que la Fe florece o echa raíces? ¿O a cambio de placeres mundanos y pasajeros, vivimos en ambientes en que la Fe se marchita y amenaza arruinarse?

 

Todo hombre, por el propio instinto de sociabilidad, tiende a aceptar las opiniones de los otros. En general, hoy en día, las opiniones dominantes son anticristianas. Se piensa de modo contrario a la Iglesia en materia de filosofía, de sociología, de historia, de ciencias positivas, de arte, en fin de todo. Nuestros amigos siguen la corriente. ¿Tenemos el coraje de discrepar? ¿Resguardamos nuestro espíritu de cualquier infiltración de ideas erradas? ¿Pensamos con la Iglesia en todo y por todo? ¿O nos contentamos negligentemente en ir viviendo, aceptando todo cuanto el espíritu del siglo nos inculca, y simplemente porque él nos lo inculca?

 

Es posible que no hayamos expulsado a Nuestro Señor de nuestra alma. Pero ¿cómo tratamos a este Divino Huésped? ¿Es El objeto de todas nuestras atenciones, el centro de nuestra vida intelectual, moral y afectiva? ¿Es El Rey? ¿O simplemente, existe para El un pequeño espacio donde se le tolera como huésped secundario, poco interesante y un tanto inoportuno?

 

Cuando el Divino Maestro, gimió, lloró, sudó sangre durante la Pasión, no lo atormentaban sólo los dolores físicos, ni los sufrimientos ocasionados por el odio de los que en el momento le perseguían. Lo atormentaba aún más todo cuanto contra El y la Iglesia haríamos en los siglos venideros. El lloró por el odio de todos los malos, los Arrios, Nestórios, Luteros; pero lloró también porque veía delante de sí, el cortejo interminable de las almas tibias, de las almas indiferentes, que sin perseguirlo, no lo amaban como debían.

 

Es la falange incontable de los que pasan la vida sin odio y sin amor, los cuales, según Dante, quedaban fuera del infierno, porque ni en el infierno había para ellos un lugar adecuado.

 

¿Estamos nosotros en este cortejo?

 

Es la gran pregunta, a la que con la gracia de Dios, debemos dar respuesta, en los días de recogimiento, de piedad y de expiación en que debemos entrar ahora.


 

No hay Comentarios para este Articulo